Agencia Marketing Rioja | Agencias Publicidad Bilbao

¡¡Qué cabrones!!

¡¡Qué cabrones!!

Corto Islas Canarias

Con esta frase, los que nos dedicamos a esta bendita/maldita profesión de la comunicación publicitaria solemos expresar nuestra admiración por aquellas campañas tan simples,  tan obvias,… y tan geniales que no tienes más remedio que decirlo: “¡¡Qué cabrones!!”. Eso sí, desde el respeto y por qué no decirlo, desde un cierto punto de sana envidia…

Porque son esas campañas las que nos hubiera gustado crear a nosotros.

Iba a decir “esas campañas que nos hubiera gustado que se nos ocurrieran”, pero la creatividad, la buena creatividad, no son ocurrencias. La buena creatividad es la que está bien enfocada, dirigida a la consecución de un objetivo definido.

Quizás cuando la vemos, la idea nos parezca sencilla, pero llegar a ella exige un gran esfuerzo, una mente capaz de enganchar con los consumidores y tocar esas teclas que hacen que el consumidor reaccione positivamente hacia la marca. Esa creatividad que te acaricia el alma.

¡Pura alquimia!

Pero la buena creatividad también necesita de un buen cliente, que sepa lo que necesita y capaz de valorar la idea, por encima del coste, un cliente que funcione no bajo el modelo del departamento de compras, como veíamos en un post anterior, sino bajo el criterio de la confianza y la colaboración.

En resumen,  la buena creatividad es la suma de una agencia capaz de crear y un cliente capaz de creer, una relación basada en la confianza y en la profesionalidad.

 

Pero pongámonos en situación.

Londres, invierno,… llueve. El Támesis envuelve en su bruma toda ciudad…

Gente con paraguas, atrapadas entre la rutina y el frío que les cala hasta los huesos.

El misterioso encapuchado aparece en las calles, sube a los trenes, a los autobuses, al metro, entra en los pubs, portando el arma más letal que existe: un rotulador… y garabatea en los cristales

Con un extraño rotulador, que no pinta.

Llega la hora punta y los londinenses se apresuran a coger el transporte público de camino a casa, la gente empieza a abarrotarse, el ambiente se caldea en el interior de los autobuses, el metro y los trenes que llevan al extrarradio, mientras el frío se incrementa fuera…

Y, de repente… ¡surge la magia!.

Los cristales se empañan con vaho y dejan ver los mensajes de las Islas Canarias, escritos con un rotulador anti-vaho:

  • “Ahora mismo estamos en la playa ;). Islas Canarias”
  • “Estamos a 21º. Islas Canarias”
  • “Descubre el mejor clima del mundo. Islas Canarias”
  • “¡Hola, sol! Islas Canarias”

Tras la primera sorpresa y los consiguientes selfies, la acción desarrollada por DEC BBDO bajo un concepto muy sencillo: “Todo empieza con un HOLA“, se compartió hasta volverse viral y conseguir cerca de 2 millones de reproducciones… ¡¡en sólo 13 días!!

Pero mejor lo veis…

De aquí surge la campaña, dirigida a dar a conocer la nueva web de las Islas Canarias, huyendo de la comunicación tradicional de los destinos turísticos a través de un corto que mezcla realidad y fantasía.

En la historia, un hombre atrapado en la rutina recibe el mensaje TODO EMPIEZA CON UN “HOLA”, que lo transporta a los paisajes oníricos de las Islas Canarias. Allí, envuelto en la magia de cada una de las 7 islas, conoce a una misteriosa mujer….

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.