Agencia Marketing Rioja | Agencias Publicidad Bilbao

Los publicitarios somos gente honrada.

Los publicitarios somos gente honrada.

 En defensa de la Publicidad.

No le digas a mi madre que trabajo en publicidad, ella piensa que toco el piano en un burdel

Este es sugerente título del libro del reconocido publicista francés Jacques Séguéla se enfrentó en 1979 al imaginario de una profesión desprestigiada, marcada por fuertes estereotipos y juicios de valor: la publicidad como una de las principales causas de la decadencia moral de nuestra sociedad, el consumismo la manipulación, la creación de necesidades ficticias, la construcción de la autoestima y el sentimiento de pertenencia social a través del consumo  en resumen, empoderar lo material como causa de la felicidad, etcétera.

La imagen de esta profesión asociada a la idea de decadencia moral ha pasado desde hace ya unos cuantos años a otro nivel, identificada con la corrupción política, la estafa y la delincuencia, digamos que “guante blanco” se ha ido agravando con el paso de los años.

No quiero entrar en casos concretos; seguro que a cada uno seguro que se nos ocurren unos cuantos, pero cada vez que aparece un escándalo por corrupción, aparece una agencia de publicidad, de comunicación o de eventos implicada. Y es que la naturaleza de nuestra profesión se presta a la volatilidad en los honorarios, en la justificación de los trabajos desarrollados y a la aplicación de la creatividad más allá de nuestro ámbito a la contabilidad. “Contabilidad Creativa” le llaman.

Pero una profesión no es inmoral, no puede serlo; la inmoralidad está en las personas, en su forma de entender y practicar esta profesión, devaluándola y arrastrándola por el fango. Una profesión que, se lo aseguro, es la mejor que existe: te hace crecer, como persona y como profesional porque te obliga a estar, como decía en la presentación de la primera edición de los “Premios A-Crear”, con los pies en el suelo, y la cabeza en las nubes.

Una profesión que “hace que pasen cosas”, que influye en el comportamiento, que crea compromisos, que ayuda no solo a vender, sino a relacionarse con sus clientes. Una profesión que ayuda a que nuestras empresas se posicionen, crezcan y creen nuevos puestos de trabajo, nuevas oportunidades, alcancen nuevos mercados, o que con sus mensajes sean elementos determinantes en la transformación de nuestra sociedad, impregnándola de valores.

Una profesión que obliga a ser curioso, a ampliar tu mirada, a creer y a conectar con la gente, para pellizcarles el alma.

Lo he comentado más de una vez, las empresas de publicidad, comunicación, marketing, atesoramos uno de las ratios más elevadas de talento por metro cuadrado que se puede dar en una empresa, porque nuestra profesión se nutre de eso, de talento aplicado a las ideas, a las estrategias, al diseño, a la producción audiovisual o a la interpretación de datos.

El resto no es publicidad, ni comunicación ni marketing, es falta de ética, amoralidad o, sencillamente, delincuencia

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.