Gran Vía | Monumento al Labrador

GRAN VÍA 1 / LABRADOR

GRAN VÍA 1 / LABRADOR

La Gran Vía logroñesa (Gran Vía de Don Juan Carlos I) nació a partir de la desaparición de las vías del ferrocarril cuyo trazado coincide exactamente con esta calle, la actual Gonzalo de Berceo y su cruce con la calle Murrieta, hasta llegar al Seminario.

El 9 de noviembre de 1958 terminó su recorrido, con la alegría de muchos ciudadanos cuyo único camino para atravesarla era una pasarela sobreelevada, abarrotada en muchos momentos, especialmente cuando había partido en Las Gaunas. Y, como ocurre hoy, la impaciencia era la principal causa de accidentes al cruzar las vías.

A partir de este momento, comenzó la construcción de numerosos edificios de viviendas a ambos lados de la antigua vía, y especialmente la zona de los soportales, donde hubo oportunidad de adquirir pisos de más de 100 metros por millón y medio de pesetas.

Tras varías remodelaciones y adecuación del piso, es la arteria principal del centro de la ciudad, la vida del comercio y acceso a uno de nuestros más preciados tesoros: el casco antiguo de la ciudad.