Agencia Marketing Rioja | Agencias Publicidad Bilbao

El Vino que viene

El Vino que viene

Tendencias en el consumo de vino para 2021

Durante la pandemia el consumo de vino ha ido creciendo por dos grandes vías. En un primer momento en el canal de alimentación, y por el otro a través de las ventas en e-commerce de las propias bodegas

Aunque los amantes del vino se han lanzado a las tiendas virtuales, los supermercados y las grandes superficies, con la hostelería y el enoturismo cerrados, el sector no ha podido compensar las pérdidas que en el 2020 superaron el 40%.

No obstante hay razones para pensar en una pronta recuperación:

Por un lado, las exportaciones españolas de vino crecen, no en volumen, pero si en valor. Por el otro, las nuevas tendencias de consumo ponen de relieve cómo los consumidores se orientan a disfrutar en los hogares con vinos de mayor calidad.

En efecto, durante estos meses se ha producido un cambio sustancial en la forma de contar y vender el vino. Ahora se disfruta y comparte en plataformas como Instagram, sin formalismos.

La búsqueda de lo auténtico es el motor que hace que muchos consumidores se dirijan directamente a las plataformas online de pequeñas bodegas para interesarse no sólo por sus vinos, sino por las variedades, procesos de producción, etc. pero se frustran al no encontrar lo que buscan. Ni información que conecte con sus valores, ni un e-commerce que facilite su compra.

La digitalización ha llegado de repente, (aunque ya estábamos avisados), y ha pillado dormidas a muchas empresas. La mayoría de las bodegas españolas apenas utilizaban sus tiendas online antes del coronavirus. El vino no era unproducto que se soliese comprar por internet. Y esto ha cambiado. La supervivencia del sector va a depender de la capacidad de adaptación de las bodegas a los nuevos modos de consumo, porque una cosa es la normalidad aparente y otra perder de verdad el miedo sanitario que, sin lugar a dudas, se quedará con nosotros durante meses.

Si el 2020 se caracterizó por la incertidumbre y un efecto “devastador” para sectores muy relacionados con el vino, como restaurantes, hoteles, bares, catering y turismo, algunos productores e importadores han sabido adaptarse rápidamente a la situación reforzando las ventas directas y a través de los canales online.

Pero… ¿Cuáles son las principales tendencias para 2021?

Por un lado se reducirá el consumo de vino pero aumentará el gasto por botella. No obstante, este último se deberá en gran medida a un previsible incremento de impuestos y aranceles.

-Avanzan envases alternativos a la tradicional botella de vidrio.

-Las bodegas forjarán relaciones directas más significativas y duraderas con sus consumidores a través de estrategias online, si bien en cambio el enoturismo tardará mucho en recuperarse.

– Si en el 2020 se ha vivido un gran desarrollo de la venta online y aunque el escenario económico será diferente cuando el comercio tradicional se libere de las restricciones, se mantendrá el incremento de la competencia en este entorno. La oferta clave para 2021 no será tanto el producto o el precio como la autenticidad, (La relación directa con el productor) y la inmediatez.

Asistiremos al desarrollo de las llamadas “Etiquetas Inteligentes”, capaces de proporcionar información de valor y nuevas experiencias al consumidor. Más allá del diseño, los códigos QR y sus evoluciones son otra de tendencias en el mundo del vino para 2021. Permiten añadir no solo información muchísimo más detallada sobre todos los aspectos de la elaboración del vino: las variedades, la zona de procedencia y el productor… sin tener que desvirtuar la estética con textos farragosos –y en cuerpos de tamaño ilegible, como suele ser habitual–; además, como estos módulos también pueden transmitir música, imágenes y vídeos abren las posibilidades a nuevas experiencias a la hora de degustar, descubrir y disfrutar esta bebida.

Y, pese a que todos esperamos que con las campañas de vacunación contra el COVID-19 la hostelería recupere poco a poco su papel en nuestra vida diaria a lo largo del 2021, las previsiones vaticinan que durante este año la inversión y el movimiento se centrará en el e-commerce. Durante la pandemia algunos productores e importadores han sabido adaptarse rápidamente a la situación reforzando las ventas directas a través de los canales online, desarrollando nuevos modelos de narrativas digitales, Esto responde a la demanda de muchos consumidores que han hecho del vino uno de los elementos principales de su cotidianidad durante el último año.

Esta tendencia por la que se ha trasladado el escenario del consumo de vinos de calidad a las casas particulares, se va a mantener durante algún tiempo, y es ahora el momento de aprovecharlo.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.