Agencia Marketing Rioja | Agencias Publicidad Bilbao

El milagro de la publicidad

El milagro de la publicidad

El pasado 27 de mayo, el jurado del festival El Sol otorgó su máximo galardón a la campaña ‘Pastillas contra el dolor ajeno’ de la agencia murciana Germinal Comunicación para Médicos sin Fronteras,

Una campaña que no ha dejado indiferente a la profesión porque muestra el milagro de una publicidad que está en pleno proceso de cambio, de transformación del modelo de comunicación. Un cambio que implica que la gente, ahora, consume la información de forma distinta por lo que la publicidad ha de realizarse también de forma distinta.

Una publicidad que apela a la emoción más que a la razón, por que si el razonamiento puede generar un comportamiento, la emoción consigue un compromiso

La genialidad de la idea es pensar que nosotros, que tenemos pastillas para curar casi todo, tengamos que tomar una para calmar el dolor de los que no tienen con qué calmar el suyo. Es la pura materialización de la solidaridad.

Tomar esta una pastilla contra el dolor ajeno lo hace tangible, hace que nos duela y que tengamos que poner remedio a un dolor que, gracias a esta campaña, se asume como propio.

Esperemos que la campaña no acabe aquí, que no nos curemos del dolor ajeno, que la pastilla no nos cure del todo. Esperemos que el “dolor ajeno” que sentimos sea crónico y que nos siga doliendo en el alma mientras el resto del mundo sufre sin remedio.

Quizás ahora tengamos que ponernos una tirita, tomarnos un jarabe ponernos un ungüento o beber poción, pero esperemos la pastilla contra el dolor ajeno no sea una vacuna que nos inmunice contra este dolor, que no volvamos a ponernos, en este caso, una venda en los ojos, que nos impida ver “el dolor ajeno” o la buena publicidad.

Porque ya no se trata de vender anuncios, sino de hacer que las cosas sucedan.

Tres meses después del lanzamiento de la campaña Pastillas contra el dolor ajeno y gracias a una espectacular participación de la sociedad española se han vendido más de 3 millones de cajas en las farmacias.

Los primeros ingresos ya permiten tratar a pacientes de Chagas en Bolivia y VIH sida en Zimbabue.