Agencia Marketing Rioja | Agencias Publicidad Bilbao

El efecto COVID 19 | Acelerar la digitalización.

El efecto COVID 19 | Acelerar la digitalización.

Reconozcámoslo: El mundo nos ha cambiado en un abrir y cerra de ojos.

Apenas podemos apenas pisar la calle, se cierran las fronteras, los sistemas sanitarios han estado, y es posible que vuelvan a estar,  al borde del colapso mientras el pánico se apodera de la sociedad…  Nunca los dos metros de distancia social nos han alejado tanto de nuestros seres queridos y nos han acercado más a la humanidad. Llegados a este punto, salta de nuevo la eterna pregunta: ¿solo aprendemos cuando se ponen en riesgo nuestras vidas? Los analistas dicen que no es la única forma, pero sí la más efectiva y, el COVID-19 nos los está demostrando.

Quizás deberiamos reflexionar sobre cómo hemos vivido durante los últimos años, analizar la situación y aprender de los errores, para poder actuar en consecuencia. Aprender para no repetir, aprender para estar preparados, aprender para crecer.

A mediados de marzo nos metimos en nuestras casas y dos meses después sacamos la cabeza de nuestro confinamiento y nos encontramos ante una situación nueva, indefinida… una nueva realidad sin confianza, sin certezas a las que agarrarnos y en las que ni tan siquiera quienes deberían aportarlas lo tienen claro.

Las calles han dejado de ser lugares fantasmagóricos y han comenzado a llenarse, de niños primero, el resto después, asomándonos a una nueva realidad que tiene un punto de “postapocalíptica” y en la que las marcas miran hacia un horizonte escasamente definido.

La generosidad, la confianza, la empatía y la seguridad se han convertido en los valores principales para las marcas, en un tiempo en los que las palabras se las lleva el viento y sólo quedan los hechos. “Hacer” es el nuevo “decir”

El confinamiento en los hogares merma nuestra condición social como seres humanos que buscamos en la tecnología nuevas vías de interacción

A medida que avanza el confinamiento en los hogares, los días pesan cada vez más. Dicen los expertos que, a pesar de estar encerrados en casa, aislarse no es la solución. El remedio contra el coronavirus no es separarse, sino mantenernos unidos. Y aunque es evidente que la cuarentena resta nuestra vida social, las personas buscamos nuevas vías de contacto y relación con los demás, porque somos sociales por naturaleza.

La vuelta paulatina a la normalidad no será sencilla y las consecuencias personales del aislamiento serán visibles. El temor al contagio permanecerá hasta que el virus no se haya extinguido,hasta que no encontremos una vacuna global y el instinto de supervivencia puede llevar a muchos consumidores a convertir su hogar en su fortaleza, pasando todavía más tiempo en casa y socializando menos fuera…

Acelerar la digitalización ya no es una opción,es una necesidad para que las marcas se adapten a los cambios profundos que están sucediendo en los mercados. Y una de las claves es la tecnología.

Si algo ha quedado demostrado en estas semanas de confinamiento es que 10 millones de alumnos han salvado las clases gracias a las tecnologías digitales con plataformas en internet para seguir el curso. Lo mismo ha ocurrido a miles de profesionales en toda España que han podido continuar con sus tareas gracias al teletrabajo o las miles de compañías con negocios digitales que, a través de sus páginas web, han continuado con sus actividades comerciales sin perder la facturación de sus balances.

La cuarentena ha acentuado la digitalización de nuestras vidas. Trabajamos online, estudiamos online, compramos online y nos relacionamos online. La tecnología está demostrando que muchas actividades de nuestro día a día pueden digitalizarse de manera eficiente, aunque las más esenciales sean imposibles de suplantar. Es justo en estos momentos cuando necesitamos reforzar las conexiones humanas, aunque sean a distancia, ya que tenemos la ventaja de contar con las mejores herramientas que nunca otro ser humano ha tenido a su disposición para relacionarnos. La tecnología se erige como el principal punto de contacto entre personas, pero también entre marcas y consumidores.

La transformacion digital se ha convertido en una carrera de fondo, que comenzó hace una década y que se acelera ante la amenaza del virus. Ahora toca esprintar. Si las marcas no se ponen a correr, no lo contarán…

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.